Conmoción en el barrio del nene de 6 años que murió atropellado

La comunidad de calle Chaco se encuentra consternada por lo que le pasó a su vecinito Lisandro Peñaloza. El niño fue atropellado por una moto enduro y no pudo resistir a las graves heridas. Lo velan en su casa.

Una comunidad está desolada por la tragedia que se llevó la vida de Lisandro Peñaloza, de apenas 6 años. Una moto enduro atropelló al nene y como consecuencia perdió la vida minutos después de ser trasladado a Urgencias del Hospital Rawson, en la noche del jueves.

En algunas casas sobre calle Chaco, aquella misma en donde fuera arrollado Lisandro, se veía a los vecinos amontonados en pequeños grupos. Seguramente, hablaban de lo que había pasado con la criatura de 6 años. Una vecina dijo“Era un pequeño travieso, pobrecito, lo que pasó”. Mi marido estaba dolido porque lo retó un tiempo antes del accidente”, expresó entre lágrimas la mujer.

 

 

La zona, donde atropellaron y mataron a Lisandro Peñaloza, de 6 años.

 

En una de las viviendas, la Policía todavía recolectaba testimonios de aquella fatídica noche del jueves. Según la reconstrucción de las diversas fuentes del caso, el niño estaba jugando y en un momento dado la moto, guiada por Kevin Llanos, lo arrolló. Luego del hecho fatal, el motociclista se fugó, pero luego se entregó en la Comisaría Sexta.

En la casa del pequeño Lisandro, en inmediaciones de Lemos y Chaco, los parientes de la familia Peñaloza arribaron uno por uno para darle consuelo porque había perdido un tesoro preciado. También, los vecinos se acercaron para dar el pésame. Todo esto se dio en la mañana y mediodía del viernes. Una comunidad conmocionada por el siniestro vial definitivamente.

En la siesta, la casa se convirtió en un lugar de despedida, pues los padres decidieron velarlo ahí, en el hogar que lo vio crecer. Horas antes del velorio, Betina, la abuela de Lisandro, expresó a este medio que “Lisandro era un indiecito, bonito y limpiecito”, a modo de recuerdo. “Le gustaba ponerse su ropa nueva”, señaló con lágrimas.

A metros de la casa, todavía quedaban los rastros del trágico suceso. Los vecinos explicaron que el joven Kevin Llanos sabía pasar todos los días a alta velocidad en su moto enduro. Hasta que pasó lo peor.

FUENTE: DIARIO HUARPE