Temen desbordes de los ríos por el huracán Florence en EE.UU.

Ya hay 15 muertos por las tormentas e inundaciones en la costa este del país

Las últimas cifras relacionadas con el desastre natural provocado por el huracán Florence -que se degradó a depresión tropical cuando tocó tierra firme- indican que hay al menos 15 muertos mientras cientos de personas eran rescatadas de sus viviendas inundadas. Carolina del Norte se preparaba este domingo para posibles desbordes de los ríos, cuyos efectos serían catastróficos. Florence tocó tierra con vientos de 145 km por hora el día viernes y se estacionó durante el fin de semana sobre Carolina del Norte y Carolina del Sur.

Las marejadas, inundaciones repentinas y los vientos causaban destrozos en toda la región costera. La Armada de Estados Unidos, la Guardia Costera, equipos civiles y voluntarios trabajaban en tareas de rescate, con helicópteros, barcos y vehículos pesados domingo.

Emergencia. En la ciudad de Latta, en Carolina del Sur, los rescatistas navegan en lancha por las calles inundadas (EFE)

Emergencia. En la ciudad de Latta, en Carolina del Sur, los rescatistas navegan en lancha por las calles inundadas (EFE)

El nivel de agua en los ríos sigue creciendo y entre este domingo y el lunes podría superar todos los récords. Por eso se esperan graves inundaciones, las peores en la historia de Carolina del Norte.

Se estima que los ríos Little, Cape Fear, Lumber, Neuse, Waccamaw y Pee Dee se desborden, inundando las ciudades más cercanas. Las autoridades ordenaron la evacuación inmediata de hasta 7.500 personas que viven dentro de un radio de 1,6 km alrededor de los ríos Cape Fear y Little River, ubicados a 160 kilómetros de la costa de Carolina del Norte.

Más de 600 milímetros de lluvia cayeron en la región y podrían llover otros 450 milímetros este domingo.

Ruinas. En la ciudad de New Bern, en Carolina del Norte, las inundaciones arruinaron cientos de viviendas y hubo quien se refugió en garajes (REUTER)

Ruinas. En la ciudad de New Bern, en Carolina del Norte, las inundaciones arruinaron cientos de viviendas y hubo quien se refugió en garajes (REUTER)

El huracán Florence se degradó a depresión tropical en el amanecer de este domingo. Avanzaba hacia el oeste a 13 km por hora, con el centro de la tormenta acercándose a Columbia, en Carolina del Sur, mientras los vientos habían disminuido a 55 km por hora.

El Servicio Meteorológico Nacional estima que las grandes inundaciones causadas por las lluvias continuarán a pesar de que Florence sigue debilitándose. En zonas lejanas de la costa este, como la ciudad de Fayetteville, en Carolina del Norte, a unos 150 kilómetros de la costa, había inundaciones.

Florence tocó tierra el viernes por la mañana en Estados Unidos como huracán de categoría 1 al entrar por la costa de  Carolina del Norte, pero luego la velocidad de sus vientos bajó fuertemente. El mayor problema no es ahora la fuerza del viento, sino la gran cantidad de agua que arrastró.

Caminante. En la ciudad de Lumberton, Carolina del Norte, no falta quien lleva comida a casa en medio de la tormenta (REUTER)

Caminante. En la ciudad de Lumberton, Carolina del Norte, no falta quien lleva comida a casa en medio de la tormenta (REUTER)

Otro problema es que Florence se estacionó mucho tiempo en la zona costera. Avanzaba a una velocidad de ocho kilómetros por hora este domingo, según el Centro Nacional de Huracanes (CNH). Esto significa que la región estará expuesta a fuertes lluvias durante mucho tiempo.

Además de las caídas de árboles y líneas de transmisión de electricidad. Según las autoridades, actualmente hay casi un millón de personas sin electricidad.

El proveedor regional de electricidad, Duke Energy, convocó a diez mil empleados para restablecer el servicio. Pero los expertos creen que recién podrán operar cuando pasen as inundaciones.

Búsqueda. En un barrio inundado de Fayetteville, en Carolina del Norte, un rescatista busca sobrevivientes en una casa inundada (AP)

Búsqueda. En un barrio inundado de Fayetteville, en Carolina del Norte, un rescatista busca sobrevivientes en una casa inundada (AP)

Las autoridades hicieron un llamado a cientos de miles de personas a lo largo de la costa sudoeste. Les pidieron que tomen precauciones y busquen refugio en el interior del país, en hoteles o en refugios de emergencia. Decenas de miles de personas permanecían en campamentos provisionales como escuelas.

El presidente estadounidense Donald Trump tiene previsto viajar la semana entrante a la región para entender mejor cómo está la situación general. Pero aún no se sabe la fecha oficial del viaje.

FUENTE: DIARIO CLARIN