Desde hace varios días, algunas calles de San Agustín, en Valle Fértil, colapsaron por las intensas lluvias y se volvieron intransitables, a tal punto que muchos vehículos quedaron atascados.

Según informaron vecinos del departamento del Este, los principales incidentes se dieron en Tucumán entre Santa Fe y Córdoba, y en Rivadavia antes de Juan Tomás Rojas.

Desde autos y camionetas y particulares hasta vehículos de gran porte y el colectivo de línea recientemente puesto en funciones, fueron “tragados” por el pavimento que cedió en la villa cabecera vallista y los vecinos se lo atribuyen a “una mala construcción” de la que no se hace cargo ni la empresa responsable ni el municipio.

En un sector hay un cartel que indica la presencia de la zanja, pero en otros solamente hay ramas para “señalizar”.